domingo, 30 de abril de 2017

Reseña: Lost in Translation

Ay. Este álbum ilustrado es muy especial. Recoge ni más ni menos que algunas palabras de diferentes idiomas que tienen un significado imposible de traducir. 
La verdad, me parece raro que no sea más conocido.





Editado por Libros del Zorro Rojo y escrito e ilustrado por Ella Frances Sanders

Lo conocí gracias a R. (¡Hola R.!) con quien comparto la necesidad imperiosa de querer casi cualquier cuento y/o álbum ilustrado con el que nos cruzamos. Tenemos cuentitis en su nuevo significado especial creado para nosotras. 


Sobre fondo a color viene una pequeña explicación y el idioma y tipo de palabra. En la otra página podemos leer la palabra, su significado y una ilustración relacionada con él. 
Incluye unas 50 palabras, a cada cual más genial.



Tal vez te ciegue un instante, pero sin duda es hermoso. Hay algo especialmente evocador y mágico en la luz del sol tamizándose en el follaje.
Japonés- Sustantivo

Komorebi: La luz que se filtra a través de las hojas de los árboles.



Pisan Zapra: El tiempo que tardas en comerte un plátano.


Kilig: La sensación de tener mariposas revoloteando en tu estómago.


Karelu: La marca que queda en la piel por llevar algo muy ajustado.


Naz: El orgullo y la seguridad que da saber que alguien te ama incondicionalmente.


Ubuntu: En esencia significa: "Encuentro mi valía en ti, y tú la encuentras en mi" Puede traducirse-de forma muy imprecisa como "bondad humana"


Fika: Reunirse en torno a un cafe y algo dulce para darse un respiro de la rutina y charlas durante horas.


Mamihlapinatapai: El enendimiento silencioso entre dos personas que están pensando o deseando lo mismo (pero ninguna se atreve a expresarlo)


martes, 25 de abril de 2017

Cuentos para el Día de la Madre.

Quedan pocos días para celebrar el día de la madre. Aquí os dejo algunos cuentos que nos han gustado mucho para regalar a mamás. ¡Esperamos que os sea útil!





lunes, 24 de abril de 2017

Nuestra visita a Las Médulas

Era la primera vez que salíamos con O. de viaje y no queríamos hacer una ruta muy larga. Así que como llevábamos tiempo queriendo conocer este paisaje, nos decidimos a hacer una pequeña escapada. 



lunes, 17 de abril de 2017

Estantería de cartón para los cuentos DIY

Bueno, estoy súper emocionada por enseñaros esta estantería que hemos hecho con cartón para tener los cuentos más a mano. Espero que os guste y os animéis a hacerla, ya que es muy fácil y muy resultona. O igual soy yo, que la veo con buenos ojos.





Como estamos de alquiler y tenemos que adaptarnos un poco a lo que hay, teníamos los cuentos en un hueco enano de un armario, y era complicado para O. sacarlos bien por si misma, cosa que no favorecía mucho su autonomía.

En un mundo ideal hubiese puesto un montón de estanterías para especias de las de Ikea en la pared, pero no puedo hacer agujeros y no veíamos otra manera de sujetarlas con seguridad.
En Ikea también está este expositor de libros, pero me gustaba más con varios niveles.
Así que investigué sobre las bibliotecas de pie para peques y encontré estas:


                                        Estantería dinosaurio                      Estantería Madera Natural

Al final, como nos gusta mucho hacer manualidades, decidimos intentar hacerla de cartón. Así, reciclamos materiales, trabajamos en familia, y tiene más valor que si la compramos.

Necesitamos:
- Una caja de cartón grande, (Las medidas de la mia son: 40cm de largo, 37cm de alto, 28 de fondo) Cada nivel tiene 12, 6, y 8 cm de ancho respectivamente (de arriba a abajo)
- Otras cajas de cartón más pequeñas para que ajusten bien (en mi caso, de leche)
-Periódicos


Primero, vamos a marcar en la caja grande la forma que queremos darle a la estantería. Por los lados, haremos dos lineas diagonales, con el ángulo que queramos, y en el frente, la altura que queramos dejar para que se sujeten bien los cuentos, pero sin que quede demasiado alto. En mi caso, 10 cm.



Con cuidado, pasamos el cutter por las lineas que hemos hecho. Nuestro ayudante comprobará que esté todo en orden.


El trozo de cartón que quitamos, lo reservamos para usarlo después. Aquí no se tira nada. Dejamos que la decoradora le de unos toques de color a la caja.



En mi caso, las cajas de leche quedaban muy altas si las dejaba tal cual, así que las doblé un poco en los extremos. También recorté dos trozos de otro cartón para pegarlos por dentro y darle consistencia, ya que es una de las bases en las que se van a sujetar los libros.





Así quedaría la primera base después de pegarla con la silicona. Ahora, tenemos que usar el trozo de cartón que habíamos reservado y usarlo de barrera entre esta base y la siguiente que vamos a poner. 
Yo lo he hecho un poco a ojo la verdad


Para la segunda base, repetiríamos el proceso. Doblé la otra caja de leche para que fuera un poco más estrecha, y corté los extremos también. Con dos cartones de otras cajas, hice el separador entre el segundo nivel y la base.


Et voilà! Ya tenemos la estructura de la estantería hecha. No voy a mentiros, yo pensaba dejarla así, a lo cutre. (con unos toques de color de nuestra decoradora personal) Pero #papi sugirió que quedaría más consistente si usábamos el mejunje de Art Attack y le dábamos consistencia con periódicos/panfletos de publicidad.



¡Manos a la obra! Rompemos trozos de papel de periódico/panfletos de publicidad.



No es crema hidratante, aunque el envase pueda confundiros. El mejunje que hace que la estantería no pueda ser destruida por un meteorito es: agua y cola blanca al 50%. 
Hay que pringar bien el cartón y los trozos de papel en la primera capa sobre todo.


Nosotros le dimos 3 capas y si, es resistente, ya que O. cree que es muy útil también como escalera.



Pringamos bien el cartón y los papeles en la primera capa.




Segunda y tercera capa con la inestimable ayuda de O. 
Entre capa y capa lo dejamos secar 24h.

Ahora procedemos a la decoración. Primero había pensado en pintarla, y le dimos una capa de pintura blanca, pero no me gustó como quedaba, así que con unos papeles que había comprado el año pasado y que sabía que algún día me servirían de algo, hice el mismo procedimiento, pero con estampados cuquis y no de merluzas a 5€ el kilo.




Así, puse una capa de papel y en algunas zonas que quedó algo despegado, repasé sólo con el mejunje. 
Y este es el resultado:






Caben bastantes libros, me gusta para colocar los que traemos de la biblioteca y novedades que compramos (foto 1) o para ir rotando los que tenemos en casa (foto 2) también para poner libros relacionados con alguna temática que estemos trabajando o porque sea un día/celebración concreta.


(Foto 1)

(Foto 2)


¡Esperamos que os haya gustado y si hacéis la vuestra, porfa, enseñárnosla!




martes, 11 de abril de 2017

Reseña: Alicia en el pais de las maravillas de Rebeca Drautremer

En la reseña de hoy os enseño otra de mis Alicias. Este libro llamó mi atención desde el momento en que lo vi ¿Alicia?¿Morena? Si, llamadme superficial, pero fue por eso que me fijé en él.


Alicia en el País de las Maravillas

Editado por Edelvives, ilustrado por Rebecca Drautremer, historia de Lewis Carrol.

En esta edición, al igual que la ilustrada por Lacombe de la que os hable aqui, podemos leer la versión completa de Alicia, sin resúmenes ni adaptaciones para niños.





El libro consta de unas 140 páginas a través de las cuales nos vamos sumergiendo en el mundo de Alicia, y en las ilustraciones de Drautremer.
No conocía el trabajo de esta ilustradora antes de ver este álbum, y me gustó bastante que no se dejase llevar por los estereotipos que tenemos de los personajes de este cuento, ya sea por las ilustraciones originales, o la película de dibujos.

"Brilla, murcielaguito, brilla
Me pregunto qué es de tu vida
Volando el cielo vas surcando
y el té en bandeja vas llevando
brilla, brilla..."



"Bajo un árbol, delante de la casa, había una mesa puesta, y la Liebre de Marzo estaba tomando el té con el Sombrerero. Sentado entre los dos había un lirón profundamente dormido y los otros dos, hablando por encima de su cabeza, se apoyaban en él como si fuera un almohadón"



Personalmente, me gusta más la traducción de la edición ilustrada por Lacombe. Esta, aún siendo la versión integra, me da sensación de querer acortar la historia. Maneras de traducir, y lectores para todos los gustos.



"Durante un buen rato permaneció sentada sin moverse, con los ojos cerrados, imaginando el País de las Maravillas. Sabía perfectamente que le bastaba con abrir los ojos para volver a la realidad"


Como os decía al principio, lo que más me llamó la atención al ver este álbum fue ver en la portada a Alicia...morena. Fue algo que me chocó bastante porque, supongo que después de ver la peli de Disney, siempre me la imaginaba rubia, y en la mayoría de las ediciones ilustradas aparece así. 
Cuando llegué al final del libro y vi la foto de Alice Liddel, imaginé que Drautremer la dibujó así inspirándose en la niña que al fin y al cabo, hizo posible que existiera la historia.